Luilla Molina: “Traducir es conocer el tema”

San Diego, septiembre 16 (Prensa UAM).- Un traductor no puede limitarse a conocer diversidad de idiomas, también debe aprender todos los aspectos vinculados con la rama en la que desarrollará su profesión.

“Traducir es conocer el tema”. La afirmación corresponde a la licenciada Luilla Molina Lazo, directora de traducciones de la empresa San Pancrasio Traductores, quien compartió con los estudiantes de la escuela de Idiomas Modernos de la Universidad Arturo Michelena durante las actividades organizadas para celebrar el Día Internacional de la Traducción.

Durante la charla sobre traducciones legales, que se efectuó en el auditorio de esta casa de estudios el martes 29 de septiembre, Molina Lazo enfatizó que no es posible leer un texto y traducirlo sin comprenderlo, “y la comprensión solo es posible cuando usted conoce el tema”.

El objetivo de la presentación era “explicar a los estudiantes cómo se traduce, es decir, cómo se despega un traductor del idioma original para verterlo a su idioma materno de una manera tal que cuando se lea la estructura, la sintaxis, la connotación y el registro de las palabras, el lector encuentre un texto en español que no huela, que no se sienta a traducción, que usted lo lea fluido y que esté en concordancia con el tema”.

Sostuvo que cada área posee un vocabulario específico que el traductor debe manejar, así como también unas características propias que está obligado a conocer para poder orientar correctamente al cliente.

La especialista indicó que en el Derecho, por ejemplo, como en cualquier otra rama, “los sinónimos no siempre son sinónimos, con la diferencia de que un término mal empleado puede invertir o contrariar el sentido, llevarnos a otros supuestos, lo cual es sumamente grave”.

Durante la charla, eminentemente práctica, Luilla Molina Lazo no se limitó a precisar las formas más idóneas para traducir un texto legal sino que además explicó detalles relacionados con legalización y apostillado de documentos, registro, notarías, organismos con competencia en las distintas áreas de interés, etc.

Su consejo para los estudiantes fue “no traduzca, dígame que entendió en español, porque si usted comprende la traducción le sale del corazón”.