Oscar Misle: “El bullying es un problema de salud mental”

San Diego, noviembre 06 (Prensa UAM).- El bullying o acoso escolar es un problema de salud mental que no se quiere reconocer. Se trata de una situación compleja que se ha simplificado y que siempre tendrá repercusiones, de cualquier índole, en la víctima.

El fenómeno requiere tratamiento especializado tanto en el ámbito psicológico como jurídico. Sin embargo, los profesionales que actualmente se forman en estas áreas del conocimiento no están realmente preparados para atender la problemática, puesto que el tema se aborda de manera tangencial pero no se desarrolla en toda su complejidad.

Oscar Misle, co-fundador de la organización venezolana Cecodap, expuso estas consideraciones durante el foro denominado “Acoso escolar y perspectiva universitaria”, con el cual se iniciaron las actividades del Mes del Psicólogo en la Universidad Arturo Michelena.

Misle definió el bullying o acoso escolar como aquella práctica en la que un estudiante, que considera tener más poder que otro, utiliza de forma sistemática y reiterada estrategias del miedo para someter, agredir, excluir y disminuir a un estudiante que tiene una condición particular siempre frente a unos testigos, con el propósito de ganar popularidad, reconocimiento y éxito social a través del control. Precisó que en el bullying el victimario disfruta con el dolor o el sufrimiento del otro.

Destacó que este fenómeno, que se inicia en la edad preescolar, también ha llegado a las universidades “donde se complejiza”, porque la agresión, exclusión o sometimiento se desarrolla generalmente a través de chistes o bromas enmascaradas en el conocido chalequeo. “Con el humor se pueden hacer agresiones muy fuertes porque está disfrazado, no es explícito, pero tiene una potencia tremenda”, recalcó.

- El 90% del bullying en la universidad es psicológico, porque si lo haces físico es un delito que es fácilmente sancionable y además severo, aclaró.

Oscar Misle precisó que las principales causas generadoras de acoso en el ámbito universitario son la condición sexual, la situación económica, el rendimiento académico y una determinada condición de salud. Apuntó que las consecuencias psicológicas y socioemocionales de un estudiante universitario son las mismas que las de un alumno de primaria o bachillerato: se siente excluido, disminuido, desvalorizado, humillado y no quiere asistir a la institución.

El representante de Cecodap y autor de diversos libros relacionados con la materia explicó que el bullying no solo se refiere a lo que ocurre dentro de los centros educativos, sino también al contexto, lo que pasa afuera. “Las investigaciones señalan que a mayor tensión social, a mayor dificultad para trabajar la diversidad, a mayor lucha de poderes dicotómica de buenos y malos, eso se reflejará también en la escuela y en la universidad”.

Protagonistas

Oscar Misle indicó que en la práctica del bullying o acoso escolar intervienen varios protagonistas o actores: El acosador o victimario, la víctimas, los espectadores o testigos y la familia.

Señaló que el acosador o victimario proviene, en 80% de los casos, de un hogar con ciertas particularidades, por ejemplo violencia, desatención o abandono. “Ese muchacho que se siente invisible, que se siente no tomado en cuenta o legitimado en su forma de ser porque mamá o papá son así, repite en la escuela esa forma de relacionarse, de ejercer control, de llamar la atención y de ser popular”, explicó.

Destacó que el acosador no busca a la víctima por su condición sino por lo vulnerable que puede ser esa persona frente a esa determinada situación.

La víctima, por su parte, también tiene un perfil y unas características. “Puede ser una persona que desde muy pequeña la educaron para que fuese buena. No es lo mismo educar o formar a un hijo para que sea feliz que para ser bueno, porque un hijo bueno es el que tiene que cumplir mis expectativas, tiene que ser como yo quiero, tiene que tener mis intereses”.

Sin embargo, Misle aclaró que no se trata de incentivar al niño o joven a utilizar la violencia para defenderse, pero sí a no permitir este tipo de agresión.

El co-fundador de Cecodap precisó que los espectadores o testigos callan porque no se atreven a hablar, dado que el acosador depende de ellos para su éxito y reconocimiento. “La impunidad escolar, la omisión, la complicidad, son los principales aliados del bullying porque afecta o enrarece el clima escolar”, sentenció.

Oscar Misle sostuvo que la complejidad del bullying o acoso escolar radica en que es necesario trabajar con la familia, tiene que existir una articulación, pero lamentablemente las escuelas y muchos menos las universidades tienen espacios para abordar, discutir y analizar este fenómeno.

@uam_ve

No tweets found.
Usted está aquí: Inicio Noticias Oscar Misle: “El bullying es un problema de salud mental”