Dr. Giovanni Nani Ruggeri

Giovanni Nani RuggeriGiovanni Nani Ruggieri fue un visionario. Su amplia experiencia en el ámbito educativo y gerencial, su sensibilidad humana, su incesante deseo de contribuir con el desarrollo del país y de construir futuro, principalmente a través de la formación de nuevas generaciones, lo impulsaron a concretar grandes proyectos a lo largo de su trayectoria profesional, siendo una de sus más grandes obras la Universidad Arturo Michelena.

El Rector- Fundador de esta casa de estudios superiores nació en Guacara, estado Carabobo, el 22 de octubre de 1943 y perteneció a la primera promoción de Ingenieros Mecánicos egresados de la Universidad de Carabobo en 1969.

Su pasión por la academia se inició desde muy temprano, ya que comenzó a dictar clases en el Instituto Nueva Valencia cuando solo era estudiante. También, fue preparador del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ingeniería de la UC hasta 1971. En 1974, comenzó a dirigir el Departamento de Publicaciones de la referida facultad; fue jefe de Cátedra del Departamento de Matemáticas y para 1980 ya era reconocido como profesor titular de la Universidad de Carabobo.

De esta manera, Nani marcó el inicio de un camino que estaría dedicado plenamente a la enseñanza, lo que le permitió igualmente ejercer cargos de envergadura dentro y fuera de la UC. Entre otras cosas, se desempeñó como Director de Estudios Básicos de la Facultad de Ingeniería, fue electo Decano de dicha dependencia para el período 1984- 1988 y al culminar esta ardua tarea, aspiró al cargo de rector de la Universidad de Carabobo.

Igualmente, participó en la fundación del Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas (IUPFAN), siendo el creador y primer Director de la Escuela de Ingeniería Aeronáutica; además contribuyó con el establecimiento del Instituto Universitario de Tecnología Valencia.

Dr. Giovanni NaniLa constancia, dedicación y entrega de Giovanni Nani lo llevan también a ocupar el cargo de Director General Sectorial de Educación Superior en 1989 y, ese mismo año, fue designado Coordinador de la Comisión para el Estudio de la Educación Politécnica en el país, logrando constituir el Instituto Tecnológico de Higuerote, el Instituto Tecnológico de Delta Amacuro y el Colegio Tecnológico del Oeste de Caracas.

El Doctor Giovanni Nani no se detenía, su pasión por la formación académica de los jóvenes venezolanos y su firme propósito de colaborar con el desarrollo de la educación superior del país eran inagotable. De esta manera, en 1991 asumió las riendas de la Universidad Rómulo Gallegos, ubicada en San Juan de los Morros, estado Guárico.

Como Rector de la institución, Nani reformó el concepto de universidad y generó una diversificación de carreras, además de construir un Campus único en el país que, adicionalmente, contribuyó a desarrollar las poblaciones aledañas a San Juan de los Morros.

Durante su período en la Universidad Rómulo Gallegos nacen las Escuelas de Medicina, Odontología, Educación, Economía, Administración y Contaduría, aunadas a un Centro Clínico Universitario que prestaría atención médica a la comunidad guariqueña.

Pero la tarea fue mucho más allá. El Doctor Giovanni Nani colaboró en la creación del Instituto Venezolano de Infectología, el Instituto para el Desarrollo Sostenible de Sistemas Agroambientales y un Jardín Botánico en el mismo Campus.

La larga lista de labores desempeñadas por el Rector- Fundador de la UAM se pierde de vista. Ejerció como Vicepresidente de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU) y perteneció a los Consejos Superiores de las Universidades Simón Bolívar y Pedagógica Experimental Libertador. También, egresó de la Universidad de Camagüey como Doctor en Ciencias y recibió el Doctorado Honoris Causa en la Universidad Simón Bolívar de Colombia.

Sin embargo, su terruño lo llamaba, sentía que aún tenía un compromiso pendiente con la región carabobeña. Por ello, decide poner a volar su imaginación y emprender un nuevo proyecto, una de sus más grandes obras: la Universidad Arturo Michelena (UAM).

Luego de varios años de planificación y construcción de una extraordinaria planta física, el 5 de noviembre de 2001 arrancan formalmente las actividades académicas en la UAM, marcando pauta en Carabobo y en la región central del país a través de la formación de jóvenes en áreas inéditas.

El Doctor Giovanni Nani Ruggieri falleció el 17 de diciembre de 2006, luego de luchar con valentía durante largo tiempo contra el cáncer.

...lo importante es la fortaleza que uno adquiere en las confrontaciones difíciles que se le presentan en la vida

Dr. Giovanni Nani Ruggeri

Dr. Giovanni Nani Ruggeri

El Rector de un Sueño

Quienes conocimos a Giovanni Nani mientras construía ese sueño que él llamó Universidad Arturo Michelena, podemos dar fe de cómo ese “Proyecto”, así solía llamarlo, se convirtió en su apoyo fundamental en los últimos años que Dios le permitió acompañarnos. Aún recuerdo su lucha por encontrar el sitio dónde iniciar la construcción, la búsqueda y encuentro del lugar, el mirar esa tierra e imaginar en ella la obra terminada y admirarla desde el pensamiento. Aún lo veo fotografiar, esperando, un lote de tierra que se convertiría, poco a poco, en lo que es hoy la hermosa Universidad Arturo Michelena.

No hubo persona que se acercara al Rector, a la cual él, sin reservas, no le hablara de su proyecto, de sus planes. Es admirable ver como un hombre con el destino marcado por la aparición de una infame enfermedad, tuvo la valentía de aferrarse a la vida para proyectar, construir y cristalizar un sueño. Quienes de alguna manera fuimos testigos de la forma como lo iba concretando, podemos decir que sólo los grandes hombres pueden materializar sus ideales de la manera como lo hizo Giovanni Nani, incansable y siempre allí, en el lugar donde día a día avanzaban las obras destinadas a la construcción de la planta física de la Universidad, al mismo tiempo que batallaba por su vida.

Estuvo siempre al mando de las grandes y pequeñas decisiones, de los detalles, fue el arquitecto, el artista que expresó sus ideas en materiales como: mármol, piedra, ladrillos, fue el ingeniero inteligente y práctico que desarrollaba soluciones, identificaba y comprendía los obstáculos más importantes para poder realizar un buen sueño, el supervisor de obras que apoyaba y vigilaba la coordinación de todas las actividades para que se realizaran en forma satisfactoria, el jefe de personal que reclutó a sus colaboradores desde que el proyecto era sólo un sueño u nos decía a algunos de los que hoy estamos en las aulas, que contaba con nosotros y que éramos parte de su proyecto, de su equipo, aún cuando sólo dábamos los primeros pasos como profesionales universitarios. Así fue Giovanni Nani, visionario, descubridor de principiantes profesores a los que con su confianza y respaldo ayudó a descubrir su vocación docente.

Fue el jardinero que con orgullo, buscó, compró y hasta recibió como regalo las plantas que hoy adornan los hermosos jardines de nuestra alma máter. Lo principal para el Rector Nani era ver hecho realidad su sueño y así, en el decurso del tiempo, llegó aquel 5 de Noviembre del año 2001, fecha en que en el primigenio edificio azul se iniciaron las actividades académicas, y entonces, el arquitecto, el ingeniero, el supervisor de obras, el jefe de personal, el jardinero, el proyectista sin descanso, se convirtió en el Rector de un sueño. Pero, no por el hecho de ser rector abandonó Nani las actividades ya mencionadas en la naciente Universidad, por el contrario, el multifacético visionario siguió, volcó sus fuerzas y su ímpetu y ese edificio azul, que inicialmente dio vida a un sueño, se fue multiplicando. De repente, en un abrir y cerrar de ojos, vimos aparecer el edificio verde, el lila, el naranja, el esmeralda y el vino tinto. Sí, en un abrir y cerrar de ojos en el tiempo, pero fruto del trabajo incesante de un hombresobre cuyos hombros pesaba la carga de luchar y vencer la terrible afección que lo aquejaba para poder seguir entre nosotros, lucha que no lo amilanaba, por el contrario, las fuerzas parecían no agotársele y nada impedía que siguiera férreamente al frente de su sueño.

Y aunque no encontramos explicación a su partida y se nos hace difícil resignarnos a que se fue, la única explicación posible es que Dios necesitaba a su lado, en el cielo, a un arquitecto, a un ingeniero, a un compañero de proyectos, a un súper papá y, sencillamente escogió al mejor. Dios, te llevaste al creador de sueños, ya tienes a nuestro Rector en el cielo y hasta sobre el féretro te enviaron el pabellón con el logo de la Universidad Arturo Michelena sucursal cielo, sólo te pedimos, por favor, Papá Dios permítele al magnánimo y sempiterno Rector que has elegido llevarte a tu lado, permítele al Rector Nani seguir dando sabiduría y futuro a los propulsores de su sueño en la tierra.

@uam_ve

No tweets found.
Usted está aquí: Inicio Rector Fundador